"El mejor escalador del mundo es el que más se divierte escalando"
Alex Lowe

domingo, 19 de julio de 2015

Maratón de Montaña de Nembra: Cuando la fastia dijo hasta aquí

Ayer participé a mi primer maratón de montaña. Era uno de mis primeros objetivos duros de la temporada, aunque en principio en el 2015 no había contemplado la opción de apuntarme a un maratón de montaña, al final me motive y decidí apuntarme ya que llevaba unas cuantas carreras de montaña hechas este año.
La verdad es que iba para un terreno desconocido: los 42k en montaña y la verdad no las tenía todas conmigo. Además hace quince días había sufrido una pequeña caída entrenando en la cual me había inflamado la fastia del muslo derecho, que me impidió correr el Trail Minero. Con el debido descanso recupere bien el muslo.
Así me ví a las 5h30 en mi coche para recoger a Agus. 6h30 llegamos a Nembra.
7h00 recogemos el Dorsal y cafetín de rigor. El ambiente está muy cargado. Mucha humedad y un bochorno del carajo.
7h20 vamos a cambiarnos y prepararnos para la batalla que se anuncia muy duro.
7h45 pistoletazo de salida me quedo en la parte trasera con Charlie, Agus y Jorge. Mi idea está clara ir de menos a más.
Empezamos la carrera bajo un manto de niebla pero el bochorno es considerable así rompemos a sudar y empezamos a tomar liquido muy pronto.
Cruzamos el primer picu "Picu Moros" voy cómodo siguiendo a Charlie y Agus. y nos dirigi.os al primer avituallamiento. Allí tomamos líquido y Rubén Nemba nos dice que allí empieza la súbida dura de 2´5km. en poco tiempo vamos acumular mucho desnivel. Lo peor el sol sale y anuncia que se va a quedar un buen rato.
Poco a poco y a buen ritmo llegamos al avituallamiento del Picu Pedro García desde él podemos ver una súbida muy pronunciada.
Tomamos líquido y nos motivamos por ya nos hemos quitado un buen filete, aunque aún nos queda mucho por delante.
Al iniciar el tramo de la subida al Picu Curriechos el calor se hace duro, pero lo peor en las pequeñas bajadas donde podemos correr empiezo a notar que la molestia del muslo me empieza a molestar. Debido a las duras subidas he forzado sin querer. A partir de ese punto la carrera se me hace cuesta arriba.

Cabe señalar que en cada Picu o punto de Avituallamiento nos enteramos que hay mucho abandonos tanto por detrás como por delante. Además mucho de ellos son de corredores muy importantes. Bueno con la molestía en el muslo aprieto los dientes y prosigo. Siempre con Agus pendiente de mi (muchas gracias amigo).
Después de coronar el Picu Curriechos iniciamos la bajada para el punto de corte que está en Escrita. Desde allí sólo quedaría superar el Alto Chango y un sube y bajar a meta unos 10k. Me digo venga baja con cuidado y vamos a ver como llegas a Escrita.
Pero inicando la bajada nos coje el cierre de carrera yo quedo alucinado me digo no puede ser pero si había bastante gente por detrás. Vaya escabechina.
Sigo bajando pero el muslo me sigue dando la lata y me empiezo a preocupar le digo a Agus que tire que me quedo con Javier Fernández (muchas gracias por la compañía y los ánimos). A unos 2km de escrita le digo que voy a para lo del muslo no lo veo claro y no me quiero lesionar. Además le pregunto a Javier si la subida que queda es muy dura y me responde que si. Así que tomo la decisión de abandonar en el km 30 se acaba mi aventura.

No voy a decir que me queda un sabor amargo, porque no sería la verdad. Como ya he dicho antes no estaba en mis planes este año participar en un maratón de montaña. Me quedo con todo lo positivo: el fantástico paisaje de Nembra, mi lucha que abandonar donde gente como Santi Obaya a abandonado no es moco de pavo, me quedo con el trato excelente de la organización en todos los aspectos os merecéis un 10 o más, con el sacrificio y compañía de mis compis de club y amigos (Agus, Charlie y Javier),
Pero que no quepa la menor duda que volveré a Nembra para llegar a Escrito subir ese último alto y bajar hacia esa mítica bajada final a meta para cruzarla.
Ahora toca un período de descanso... Hasta aquí puedo leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario