"El mejor escalador del mundo es el que más se divierte escalando"
Alex Lowe

domingo, 10 de julio de 2016

El Sueve no defrauda

Hola a tod@s, esta última semana hemos tenido la visita de nuestros amigos de Andalucía y como siempre mi amigo Isaac me encargo de organizar una rutuca de montaña. Dicho y hecho mi primera idea era el Desfiladero de los Arrudos pero me eche para atrás dado que Isaac estaba retomando la actividad montuna y el running; y su estado de forma aún no está al 100%.

Por lo que decidí contactar con mi compi y amigo de Club Luis y organizar la subida al Pienzu desde el Fitu (cambio de última hora porque nuestra idea era subir por la Biescona la cual queda para la próxima visita). La actividad nos llevaría un total de 13k con un desnivel acumulado de unos 700 m.



La verdad que cuando llegamos a Colunga el jueves hacia las 15h40 para recoger a Luis, la meteorología no era muy favorable ya que se veía desde la autovía todo el Sueve cubierto de una espesa niebla que no dejaba ver la cruz que marca el alto del Pienzu.
Tomamos el café de rigor comentamos la jugada y para el coche hacía el parking del Mirador del Fitu.
Iniciamos la caminata a eso de las 16h15 bajo una niebla muy densa y con bastante frío ya que corre una brisa que hace que la sensación térmica sea más baja.



Tomamos el camino con todo el ánimo que podemos ya que todo indica que nos veremos nada arriba y peor aún que tendremos que bajar rápido por el frío.
Seguimos por un sendero marcado hasta la Peña de Poares que normalmente nos ofrece una panorámica del mar Cantábrico alucinante pero está vez sólo vemos...niebla. Seguimos por el sendero y topamos una familia que nos pregunta si aún queda mucho para llegar a una casa. Les damos una indicaciones y nos despedimos.
A medida que avanzamos el frío disminuye pero la humedad aumenta llegamos a los Arrudos y al Cantu la Teya sin ver nada ni Picos ni Parres jejeje Esto ye Asturies.
Seguimos nuestro camino y llegamos a la majada de Bustacu para tomar la pista allí notamos que cada vez hace más calor, incluso a Isaac se le pegan unas cuantas pulgas jajjajajajaj.
A medida que subimos la pista vemos que el cielo va clareando y a poco metros no lo podemos creer pero el cielo despeja y vemos las montañas y montes a nuestro alrededor. Vaya suerte increíble. Seguimos nuestra ruta y llegamos al Collado de Beluenzu donde tomamos un respiro para atacar la Cima del Pienzu que está a pocos metros.


Estamos encantados tomamos unas fotos y para arriba este tramo le cuesta a Isaac pero es que por la mañana el muy animal había salido a correr (no quería saltarse el entreno). Poco a poco vamos arañando metros y llegamos a la cima.
Momento precios ya que las vistas que nos ofrece la cima son preciosas: mar de nubes, Picos de Europa (Torrecerredo), etc. lo único que no vemos es la costa Asturiana una pena.
Allí es el momento de disfrute ya que no correr nada de aire hace un sol precioso, me quedo mirando a Isaac sentado al pie del vértice geodésico y una sonrisa de satisfacción y felicidad irradia su rostro para Luis y para mi es el mayor premio. 



Pocos minutos después iniciamos la bajada hacía el Fitu por el "mismo camino" por el que venimos (tuvimos que tirar del Gps por la niebla gajes del oficio).
La montaña siempre es exigente, pero te regala momentos como el que vivimos el pasado jueves. Al llegar a casa delante de una buena Belenos (cerveza asturiana), aún Isaac estaba sonriendo de felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario